Forestación cambia la economía uruguaya

Introducción

    La forestación en Uruguay es una de las actividades productivas que más ha crecido en los últimos treinta años. Las plantaciones de árboles de especies madereras, especialmente eucaliptos y pinos, totalizaron poco más de 1 millón de hectáreas en ese período.

    La expansión de la silvicultura, el otro nombre del sector, ha transformado la situación económica y social en diversos lugares del Uruguay. La producción de madera ha permitido la instalación de importantes empresas industrializadoras que producen celulosa y diversos productos madereros.

    En el año 2019, 16.800 personas estaban registradas en el Banco de Previsión Social como trabajadores en las actividades señaladas. Ese número no incluye a los trabajadores empleados en el transporte de productos madereros. Además, como consecuencia del crecimiento sectorial, han surgido nuevas empresas de servicios asociados: viveros, mantenimiento de las plantaciones, prevención de incendios, lucha contra las plagas, transporte, etc.

Ley Forestal

El desarrollo de la forestación en Uruguay tiene su origen en la aprobación y posterior aplicación de la denominada Ley Forestal. Es la Ley 15.939, de diciembre de 1987, que declaró de interés nacional al conjunto de las actividades forestales.

Esta ley y sus decretos regulatorios establecieron un conjunto de estímulos impositivos y de financiación destinados a promover la actividad forestal en aquellos suelos que, por sus características, eran poco aptos para las actividades agrícolas y ganaderas tradicionales de Uruguay.

Además el clima uruguayo, por sus características, resulta especialmente favorable para el rápido crecimiento de eucaliptos y pinos, especies de gran demanda en el mercado mundial. Ambas circunstancias ambientaron una sostenida expansión del área forestada que, según la Sociedad de Productores Forestales, pasó de alrededor de 46 mil hectáreas, antes de la aprobación de la ley, para más de un millón de hectáreas en 2018.

Producción

    En el año 2018, la superficie total de bosques en Uruguay era de 1 millón 850 mil hectáreas. De ese total, las plantaciones realizadas al amparo de la Ley Forestal totalizaban 1 millón 15 mil hectáreas. Existían, además, 835 mil hectáreas de bosque nativo en nuestro país.

    Los predios dedicados a la actividad forestal se concentran en los departamentos de Rivera, Tacuarembó, Paysandú, Río Negro y Lavalleja. Sin contar el bosque nativo, la superficie con montes de eucaliptus representan el 73% de la superficie total forestada y el área de pinos un 26%.

    La Sociedad de Productores Forestales informa que más de 800 productores agropecuarios agregaron la plantación de bosques como forma de complementar su actividad productiva. Los bosques plantados brindan protección para la cría del ganado y permiten un ingreso adicional al productor pecuario.

Exportaciones

    La instalación de dos empresas productoras de celulosa,y de varias empresas que trabajan en la producción de madera, llevaron a que las ventas al exterior de productos forestales ocuparan un lugar destacado en el conjunto de las exportaciones uruguayas. En el año 2019, las exportaciones de productos de la actividad forestal (celulosa, madera, etc.) totalizaron US$ 1.805 millones de dólares; de esa forma, ocuparon el segundo lugar en el ranking de las exportaciones uruguayas, por detrás de las ventas al exterior de productos cárnicos.

27May2020

Referencias – Estas son las principales fuentes de información utilizadas para la redacción de esta página:

Creative Commons License
Forestación cambia la economía uruguaya by Economía.uy is licensed under a Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International.